martes, 28 de noviembre de 2017

Crecer, Crecer, Crecer, Como Dinosaurios.

Mi tan querida,
linda preciosa.

Eres,
una mujer dulce
que inspira ternura.
Y en las malas exigente
como mi madre,
mi abuela, y yo mismo:
los que no estamos contentos
con el mínimo.
Una familia verde oliva:

“Tu no tienes la culpa mi amor,
de que el mundo sea tan feo”,
dice la canción de Manu Chao.
Tu no tienes la culpa,
De que seamos así,
exigentes, y mateos.

Nadie tiene la culpa.
Y si alguien la tiene
la tengo yo, no tú.
¿Cómo reconocernos?
¿Cómo aceptarnos?
Y esperar que nada
sea perfecto.
Ni mucho menos.

Imagínate que Dios
mandó a su hijo.
Y lo mataron.
Los mismos hombres que él creó,
lo rechazaron;
Y él, todopoderoso,
sigue esperando
que lo quieran.
Como cualquiera de nosotros.
Como un ser humano.

No solo como humano.
Porque la vida es la consecuencia
del amor o de la inteligencia;
o de la belleza de la materia,
que apenas se junta busca modos
de ponerse de acuerdo y organizarse,
y a punta de fracasos
y de fallar en un 99 por ciento
de los intentos,
una vez por ciento tiene éxito y crece….

Pero su naturaleza es crecer
y después morir.
para dejar que otras vidas
se sucedan.

Porque la vida no es
un acontecimiento individual
como enseñan los católicos:
una tabla de salvación
uno por uno.

Sino un camino como una posta,
donde el palo
lo tiene un rato cada uno.

No existe una vida humana
cuyo destino, su éxito,
y su fracaso sean suyos.

La vida personal de cada uno
es un fata morgana:
un espejismo:
nadie alcanza su plenitud,
ni fracasa, solo.

Lo que nos falta ahora no es crecer,
sino madurar.

Madurar significa parar de crecer
y no depender de ningún factor externo.

Crecer, crecer y crecer
es lo que hicieron los dinosaurios.
Hasta que el cuerpo les quedo grande
el cerebro chico,
y la comida escasa.
Los únicos sobrevivientes
Fueron los ratones.









Telares de la cultura Wari, que en Aymará significa vicuña.


Aquí, además de mejorar la vida,
ha crecido sobretodo la codicia.
Y la pobreza, que más que no tener nada,
es tener siempre menos de lo que se
nos ofrece y se nos hace desear;
La promoción inmoral de la envidia,
y el torpe deseo de ser más que los demás.
Lo que justifica el robo general,
que para peor, empieza por arriba.

A mi juicio,
La gente está cabreada y reclama,
porque la sociedad de consumo
no cumplió con su promesa implícita,
de que junto con el crecimiento del dinero
Iba a llegar la felicidad,
con televisión a color,
lavadora y  secadora,
el auto –era lo principal-
y los computadores, los I Phones, la internet.
Y el Facebook e  Instagram,
para vivir en función de las apariencias,
no de que lo que uno vive,
sino de que los otros sepan.

Y ahora viene la domótica….
para estar en todas partes a la vez,

Y la inteligencia artificial.
Como si pudiera haber una inteligencia
que fuera artificial: la inteligencia,
es la capacidad de comprender
lo que no se sabe,
lo imprevisible, lo absurdo,
el más allá que desde el más acá
no se puede imaginar:
para eso está el arte,
que como dice Picasso,
“es una mentira
que es capaz de revelar una verdad”

La inteligencia es el arte
de arriesgarse y elegir a veces,
caminos que no son los más convenientes.
¿Cómo podría una computadora arriesgarse?
¿Tener intuición?, o mas importante,
¿dejarse llevar por la compasión?
¿Cómo podría fallar, darse cuenta más tarde,
corregir y comprender algo nuevo de eso?
¿Cómo podría saltarse los pasos
y tomar por intuición un atajo?

Y los hijos hechos a nuestro antojo,
para que no sean feos como me dijo
la abuela de un niño con Síndrome de Down.

Y los robots que van a reemplazarnos a todos,

¿De que serviría vivir, sino hay vida?
Los católicos creen que Dios se hizo hombre;
¿es que ahora creemos que los hombres
se van a convertir en dioses?

Me temo que te di la lata.
Y que no vas a leer este cuento,
que se me ocurrió leyendo
una entrevista a un empresario,
en La Tercera del Domingo pasado.

Es demasiado simple:
sabe mucho de lo que sabe,
pero confunde su interés con la filosofía,
que es el arte común de vivir bien.

Le deseo que haga plata,
y que deje que los filósofos
y los artistas piensen en lo demás.

“Donde hay belleza,
No puede haber utilidad”,
dice Miguel Angel, (un gran Italiano)

Un abrazo querida mia,

German