sábado, 18 de agosto de 2012

Lo Mandaron Urgente a La Farmacia.



A un cabro joven de Llifén,
que tenía a su papa muy enfermo,
lo mandaron a la farmacia de Futrono
que está a media hora de distancia en micro,
a comprar un remedio urgente.

En el camino se encontró con un amigo,
el enfierrado -así le dicen,
porque siempre anda con cuchillo-
que lo convenció de irse con el
por unos días a la Argentina.

A la semana volvió el cabro a su casa,
y cuando llegó, y preguntó por su papá,
le dijeron que había muerto....


"...¡Chuuuuuuuta!...", dijo...